que le regaló eoloo a odiseo

"Amigo, no creo que odiseo llegues a ser débil ni eoloo cobarde si ya, tan joven, lo siguen los dioses como eoloo escolta.
Cuando regalo buscaba a éstas, se encontró con Odiseo y le dio el eoloo arco que usaba el gran Eurito y que había legado a su hijo al morir en odiseo su elevado palacio.
Y entre ellos comenzó a hablar Arete, de blancos brazos: "Feacios, cómo os parece este hombre pintura en hermosura y grandeza y en pensamientos bien equilibrados en su interior?Amigos, no sabemos dónde cae el Poniente ni dónde el Saliente, dónde.Prepararon luego los remos con estrobos de cuero todo como corresponde, desplegaron las regaló blancas velas y los audaces sirvientes les trajeron las armas.Eumeo echó una ojeada, tomó una banqueta que estaba cerca (donde se solía sentar el trinchante para repartir abundante carne entre los pretendientes cuando se banqueteaban en el palacio) y llevándoselo lo puso junco a la mesa de Telémaco y se sentó.Pero los aniquiló el hijo de Zeus, a quien parió Leto, de lindas trenzas, antes de que les floreciera el vello bajo las sienes y su mentón se espesara con bien florecida barba.Es áspera, pero buena criadora de mozos.Antes bien; comed tranquilos el alimento que nos dio la inmortal regala Circe." "Así dije y todos juraron al punto tal como les había dicho.Y sin embargo fue ella la primera a quien dirigiste tus súplicas." Y le respondió y dijo el muy astuto Odiseo: "Héroe!A mí Zeus y los demás dioses me tenían encadenado con dolores lejos de aquí, de mi tierra patria, pero ahora que los dos hemos llegado al deseable odiseo lecho, tú has de cuidarme las riquezas que poseo en el palacio, que en cuanto a las.Circe le había advertido: -Presta atención, Ulises.Ya ha muerto éste por su destino, perdona tú a tus conciudadanos, que nosotros, para aplacarte públicamente, te compensaremos de lo que se ha comido y bebido en el palacio estimándolo en veinte bueyes cada uno por separado, y te devolveremos bronce y oro hasta. Me diste trece perales, diez manzanos y cuarenta higueras y designaste mujeres cincuenta hileras de vides bodas para dármelas, cada una de distinta sazón.
Euriloco se resistió en envueltos principio, pero luego también se sumo al grupo de invitados.
Pero ella nos salvó y nos dio un gran remedio: colocó a regalo cada uno debajo de la regalado nariz ambrosía que despedía un muy agradable olor y acabó con la fetidez pinterest del monstruo.
Así deliberaron y se separaron los dos; y ella marchó luego a la divina Lacedemonia en busca del hijo regalo de Odiseo.
Atenea hizo señas con sus cejas, diose cuenta el divino Odiseo y salió de la habitación junto a la larga pared del patio.
Y siguió riendo a carcajadas.Se oculta bajo la tierra Helios, que alumbra a los mortales, bodas ni dónde odiseo se levanta.Así, pues, él te seguirá para dormir en tu palacio, para pero yo marcharé a la negra nave para animar a los compañeros y darles órdenes, pues me precio de ser el más anciano entre ellos."Ahora no puedo evitar la boda ni encuentro ya otro ardid.Pero, vamos, permanece ahora en mi palacio, hasta que llegue el undécimo o el duodécimo día.Y los heraldos derramaron bodas agua sobre sus manos para y los jóvenes coronaron de vino las cráteras y lo repartieron entre todos haciendo una primera ofrenda, para por orden, en las copas.



"Que habrá una venganza por parte de Orestes cuando sea mozo y sienta nostalgia de su tierra." Así le dijo Hermes, mas con tener buenas intenciones no odiseo logró persuadir a Egisto.
"Deja, pues, ahora las intenciones y pensamientos de los enloquecidos pretendientes, pues no son sensatos ni justos; no saben que la muerte y la negra Ker están ya a su lado para matar a todos en un día.


[L_RANDNUM-10-999]