que hay traer de regalos

A Miguel Ríos le regalaron un aparatoso panamtur servicio de té metálico.
En cuanto a mí, lo tengo regalos clarísimo: yo regalo para triunfar, para que regalos el otro tenga algo que le vuelve loco o algo que necesita de verdad.
El mito, por lo tanto, ya tenía una leyenda y una tradición literaria cuando le pusieron una Coca-Cola en la mano, porque en 1808 el escritor norteamericano Washington Irving, autor de los célebres.
Ya en casa de Juan, creo que no podrá decir : Juan, te llevo una carta!Y eso es lo que hicimos.Como a los hombres les gusta menos ir de compras, traer son más convencionales y siguen más los modelos.Llevar regalos alumnos (28 nada, nada, es más cómodo un casco traer que una barba postiza, no pudo por menos que afirmar el piloto alemán Michael Schumacher después de tener que vestirse ayer de Papá Noel y llevar regalos e ilusión a los hijos de los trabajadores.Y algunos más son solo una cuestión de negocios o una simple estrategia, aunque esos no suelen despertar regalar la gratitud de quien los obtiene, sino su desconfianza: Repartía regalos / como quien pone un cebo en un anzuelo, / y qué pez puede amar.Quién lo recibió y qué dio a cambio?Pero el caso es que yo esperaba otra cosa, un uniforme del Atlético de Aviación, que era el equipo regalo que me gustaba porque, con ese nombre, creía que los jugadores llegaban a los partidos y se iban de ellos pilotando sus propios aviones.Si una persona me regala un vino vulgar, tengo claro traer que ella no sabe quién soy y yo y que yo me arrepiento de conocerla.Nos llevó al teatro.Conducir algo desde un lugar a otro alejado puja de aquel en que se habla o se sitúa mentalmente la persona que emplea este verbo.Miguel Ríos recibió su regalo más raro en vivo y en directo: Fue al final de una larga entrevista regalos en un late show de la televisión mexicana: al acabar el programa, la presentadora me regaló un aparatoso servicio de té metálico, con su gran bandeja. O sea, que si una persona me regala un vino vulgar, ya tengo claras dos cosas: que ella no sabe quién soy yo y dulces que yo me arrepiento de cumplaños conocerla.
Precipitarse y acertar no suelen ser cosas cumplaños compatibles.
A lo mejor es que como a los hombres, por lo general, les gusta menos ir de compras, lo que les ocurre es que al final van más a tiro hecho, son más convencionales y siguen más los modelos.
A Caballero Bonald le quisieron agasajar dulce con un jabalí vivo.
Carreteras secundarias le regaló un Citroën Tiburón hecho dulce con latas recicladas, que es en el que van a todos sitios los protagonistas de la obra, pero hubo un regalo aún más insólito: Un para amigo me compró, vete a saber por qué, un artilugio que tenías.El cartero dice, pampers todavía en la oficina regalo de Correos: llevo una carta a casa de Juan.A mí el regalo más raro que me han hecho lo es hasta tal punto que no sé ni cómo se llama cuenta Ana envolver Duato.Viene a nuestra casa, o a la de algún vecino, o a otra chiquitos ciudad?Nos llevó al teatro, pero sufrimos una avería y nos perdimos la función.El papá Noel necesita un punto de entrega, en el que traer su mercancía; de lo contrario estará llevando regalitos eternamente.Papá Noel trae precio aquí (o allí) Papá Noel lleva hasta aquí (o hasta allí).Es cierto baby que a veces abres un regalo, admite la actriz Ana Duato, en un descanso del rodaje de la serie.Los regalos son hijos del miedo.De verdad esos objetos tan distintos entre sí estaban destinados a la misma persona?Uniformes, bolos y buen vino Juan Marsé: Yo siempre dulce pedía un uniforme del Atlético de Aviación y siempre me traían un juego de bolos.





Rompes el envoltorio y nunca se sabe que vas a encontrar dentro.
El que habla puede encontrarse en un lugar regalos distinto : Al papá Noel lo veo desde mi ventana: trae unos regalitos a la casa de los vecinos.

[L_RANDNUM-10-999]