Lee las primeras páginas, iSBN, fecha DE publicaciÓN, pÁginas 216.
Me sentía la islam madre y polla esposa más feliz del mundo.
Mi hija se hacer incorporó y con gruesa sus manos sobre el pecho de su padre, empezó un polla sube y baja sensual, gozando esa primera vez, moviendo su cuerpo nino para sentir mejor y más profunda, la polla de su padre dentro de ella.
Yo, esposa en cambio, escogí el azul.Amo a gruesa mi esposa marido con locura y a mi hijo y a mi hija y me considero la madre y esposa más feliz del mundo.Me quité el chal y ella la chaquetita.Hubiera sido aún más feliz en ese momento, si ese abrazo hubiera sido de los cuatro.Hacer un amigo regalos es una gruesa alegría, tener un amigo es un lujo, conservar un amigo no es fácil, ser tu amigo, un honor. Nos duchamos y espada cambiamos de ropa.
Ese tesoro que tanto tiempo le habia costado conseguir y que ahora se deleitaba con él en esposa su boca y manos.
Ese mismo dia, miércoles, me regalo fui bendicion a espada una Agencia de viajes y solucioné las reservas de avión y hotel.
Te ruego me envíes un mensaje o confirmes que estás bien.
Nos prepararon una mesa en la terraza, frente a los muchos y grandes yates, que siempre hay en el puerto y nos tomamos regalo signifique unos aperitivos, mientras nos llegaba la cena.
Gracias por hacerme millonario.
Mi hija se despertó y vino a mi lado, me abrazaba y besaba, caí sobre mi marido y nos fundimos los tres en un gran abrazo, un abrazo pletórico de amor.
Los zapatos, de alto tacón, igualmente rojos y muy calados.Chillaba y se agitaba enloquecida y, nombre de vez en cuando brainne repetía, pitufo gracias papi, gracias mamiqué feliz soy.Una minifalda, cortísima, ajustada y que no llegaba a la cintura, un top, sin espada sujetador, que apenas le tapaba las tetas, dejando la espalda y su pancita nombre al aire, del mismo color y material.Nos abrazamos los tres y nos besábamos, dándonos los tres las gracias, por lo felices que nos haciamos unos a otros.No solamente eramos nosotras, habia otras parejas de chicas bailando solas, aunque no faltaban las parejas de hombre-mujer y, el desmadre fue cuando empezaron a tocar una lambada.Al verme despierta, me tomó de una mano y me llevó a la otra cama.Mi hija y yo polla parece que dimos la nota, en cuanto a sensualidad y morbo con nuestros jaime movimientos, más bien lascivos y provocadores.Sobre el top, una chaquetita torera, de la misma piel roja.Mi marido descargó en mi interior fuertes chorros de abundante leche caliente, que me prolongaba más el cataclismo en el que estaba envuelta y chillé, chillé mi desbordante lujuria, mi lasciva sensualidad.




[L_RANDNUM-10-999]