I170 le fué dicho al oído, que estaba muy lejos el piélago de la regalan bienaventuranza, en que engolfándose los regalan Bienaventurados, se hallan plenamente hartos, satisfechos y contentos; y que lo que tenía delante, no era otra cosa más que un asomo, una muestra.
He aquí el título de la edición latina: Historica relatio de Apostolicis missionibus patrum soc.
Fray Gervasio, de la venerable orden de San Francisco, años cura que era del aquel pueblo.Hubo varias causas de esta regalan larga tardanza, y la principal fué el apartarse y dividirse las naves pocos días para después de la partida de Cádiz, y perderse de vista la una de la otra, que encontrando rapidísimas corrientes que la desviaban, furiosísimos vientos que.I58 esta manera: hacen una gran rueda y en medio ponen á para dos que tocan las flautas á cuyo compás canta y da vueltas toda la rueda sin mudanza alguna; detrás de los hombres hacen otro semejante baile las mujeres, y estos bailes duran chiquitos dos.Arce, que redujo á los dos caciques á que se prometiesen mútuamente la paz y renovasen entre sí su perritos antigua amistad; y fuera de eso concluyó, se hiciesen también regalan las amistades entre los parientes de los muertos y los matadores, que fué lo más difícil.Enfadados nosotros de este desprecio, en lo más oscuro de la noche nos conjuramos contra ellos, y matamos á todos los varones, regalar reservando las mujeres perritos para nuestro uso.»Dentro de breve tiempo vino sobre nosotros un contagio que hizo tal estrago, que pensamos perecer todos,.Por tanto, con increíble sentimiento y dolor de su corazón, se vió obligado á volver face atrás y diferir la empresa hasta el año siguiente: Mas el celo de las almas y de la mayor gloria de Dios, que estimulaban al Apostólico Padre á proseguir.Por donde la provincia de Tucumán confina por el Occidente con los reinos del Perú, se descubre un espacio de tierra que desde Santa Cruz de la Sierra, donde remata, y desde Tarija, donde empieza, tiene trescientas leguas de largo.Con el rendimiento debido á su carácter y persona, pido con toda esta provincia, se conduela más que la pérdida de todos los bienes perritos temporales y aun de las vidas de aquellos pobres neófitos, de la ruina eterna de sus almas.II94quitos, que en pocos días llegaron á las tierras de los Quíes, que aunque no hicieron resistencia, no obstante, no se fiaron ni dieron crédito á las caricias y cortesías de los nuestros; antes bien les dieron en cara con el estrago que en ellos.I97 que el Apostólico Padre, que se detuvo allí algunos días á fin de penetrar los designios del enemigo, tuvo ocasión cómoda para bautizar á los niños é instruir en los misterios de nuestra santa fe á los grandes, á quienes el temor.Lucas, no haciendo caso alguno de lo que le pudiese suceder por los enredos y calumnias de aquel hombre descarado, determinó quedarse para deshacer la máquina fabricada para daño y ruina de aquella nueva cristiandad.II281ñor á quien será.Pero no surtió efecto el deseo de que ellos quiesen llegarse, gritando en alta voz: Pée pemomba ore camarada Buenos-Ayres viarupi, que en castellano quiere decir, perritos que temían de nuestra gente, quienes habían destruído á sus paisanos en los confines de Buenos Aires.Las muestras que dieron de sí estos pocos, le encendió en su corazón un ardiente deseo de poner luego manos á la obra, pareciéndole estas disposiciones muy á propósito para introducir la fé en gente tan bien inclinada. Había éste jurado se regalar había de beber la sangre del apostólico Padre, luego que el regalar tiempo le ofreciese comodidad sin hacer caso de cualquiera de los suyos que se lo usuhaia procurase impedir, no conociendo, por estar ciego de su pasión, ó no queriendo creer que.
Mas no quiso Dios que muriesen todos, para que tuviésemos noticia de la felicísima suerte de estos dos operarios Apostólicos; á regalar algunos,.II117 pues, dejaron con la vida, bien que condenados á esclavitud perpetua.
Relación de las misiones de los Indios Chiquitos en el Paraguay (1726).
Superior, pasando á San Joseph, halló solos á los MisioV.
Propóneles sus dudas, oye los oráculos y las profecías y tal vez las oye también el pueblo, porque suelen hablar en voz muy alta.I102 qué origen, algunas disensiones entre los cabos, para con que se tuvo por mejor consejo levantar el campo y volver á la ciudad de San Lorenzo, de donde saliéronlos á recibir el gobernador, alcaldes y regidores con toda la ciudad; fueron recibidos con festivos repiques.Estaba entonces en los dieciocho años de suV.Entra éste á recibir audiencia de los dioses y se sienta á la par regalar con ellos.Y no voluntad de su Rey el quitarles las tierras que han poseído por espacio de 130 años, cuyo derecho lo tienen confirmado sus soberanos por repetidas cédulas y que en esta buena fe han fabricado unos pueblos que no son como se dice aldeas.Pero no deja Nuestro Señor sin castigo, aun en esta vida, maldad tan enorme, fibrofacil porque los más tienen malas muertes, y lo peor es que raro es el que de ellos se arrepiente y pide perdón de sus culpas y maldades, porque se dejan arrastrar.Por esto, no sólo es respetado, sino para también temido de todos, pudiendo á su antojo causarV.Los primeros años de su juventud los pasó aprendiendo buenas regalar letras en el Seminario maternal de San Francisco para Xavier fibrofacil de Nápoles, donde le enviaron para á estudiar sus padres.Lucas á discurrir por las tierras circunvecinas y andaba á caza de almas por los montes y bosques, y confiando sólo en la ProvidenciaV.Al fin se quitaron la máscara el día.Grande será el premio que tendréis allá en el cielo por los trabajos y fatigas que padecéis por dar á conocer á Dios á vuestros paisanos.





Hallaron en él regalan á sus moradores, que los recibieron de paz.
Fuéronse todos tras él con las lágrimas en los ojos, y cogiéndole las manos no acababan de besárselas, y fuéV.

[L_RANDNUM-10-999]