Como Delia era esbelta, lo reyes hacía con absoluto dominio técnico.
Wikipedia, eL regalo DE LOS reyes magos, un cuento.
Una era el reloj de oro que había sido del padre de Jim y antes de su abuelo.
Pero cuando el señor James Dillingham Young reyes llegaba a su casa y subía a su apartamento, le decían Jim y era cariñosamente abrazado por la señora Delia Dillingham Young, a quien hemos regalo presentado al lector como Delia.Se le veía delgado y serio.RafaelCardoza y Aragón, LuisCarrasquilla, TomásCarrere, EmilioCastellanos, JesúsCastellanos, RosarioCastillo, AbelardoCastillo, EduardoCastresana, Luis deCastro, ÓscarCernuda, LuisCervantes, Miguel deChaucer, GeoffreyCheever, JohnChejov, AntonChesterton, regalo opin, KateCicerón, Marco TulioClarín, Leopoldo AlasColette, Sidonie GabrielleColoane hacer Cárdenas, FranciscoCollodi, CarloColoma, LuisConan Doyle, henry ArthurConfucioConrad, JosephCoronado, CarolinaCortázar, JulioCortón, AntonioCunqueiro, ÁlvaroDalton, RoqueDante AlighieriDarío, RubénDávila, AmparoDaudet, regalo AlphonseDe Asensi, JuliaDe.dijo con aire casi idiota.Quizá es el escritor más puro, más seco, más cinematográfico, que he leído nunca.LA lectura EN EL aula (PDF) Artículos relacionados Cuento breve recomendado: El tiovivo, de Ana María Matute Cuento breve recomendado: La mancha indeleble, de Juan Bosch Cuento corto de Andrés Ortiz Tafur: Jack sobre Potter Cuento corto de Juan Ramón Santos: Biblioteca Última actualización.Su obra más conocida, Los cuatro henry millones, hace referencia al número de habitantes de la ciudad.Estaba hecho para Jim, para nadie más.Los blancos y ágiles dedos henry de Delia retiraron regalo el papel y la cinta.Un matemático o algún hombre sabio podrían darnos una respuesta equivocada. Barnes Noble reyes Reviews, goodreads Reviews.
No hay artificio en él, todo es un suave riachuelo de molde sujeto/verbo/predicado que paquetitos nos conducen hacia el inimaginable fin.
Henry es el qué, la regalo historia, no el cómo, el lenguaje.
Al día siguiente era regalo Navidad y molde ella tenía solamente un dólar y paquetitos ochenta y siete centavos para comprarle un regalo a Jim.
Algo fino y especial y de calidad, algo que tuviera exactamente ese molde mínimo de condiciones para que fuera digno de pertenecer a Jim.
La descripción podía aplicarse a ambos.
Jim no se retrasaba nunca.
Pero molde si abres ese paquete verás por qué me has provocado tal desconcierto en un primer momento.Dime Feliz Navidad y seamos felices.Y Delia empezó a mirar los comercios en busca del regalo para Jim.Eran peinetas muy caras, ella lo sabía, y su corazón simplemente había suspirado por ellas y las había anhelado sin la menor esperanza de poseerlas algún día.Lo hice regalo por ti, perdóname.Dices que tu pelo ha desaparecido?Sus ojos se fijaron en Delia con una expresión que su mujer no pudo interpretar, pero que la aterró.Jim franqueó el umbral y allí permaneció inmóvil como un perdiguero que ha descubierto una codorniz.Jim pasó su mirada por la habitación con curiosidad.Durante diez segundos miremos con discreción en otra dirección, hacia algún objeto sin importancia.Pobre muchacho, sólo tenía veintidós años y ya con una familia que mantener!Los Reyes Magos trajeron al Niño regalos de gran valor, pero aquél no estaba entre ellos.


[L_RANDNUM-10-999]