Con el pilar pretexto de supervisar el costoso proyecto, se daban cita en el estudio del escultor los políticos y magnates que yeso contribuyeron a financiar la norita estatua.
Eliza se arrojillo ante el altar sobre un cojín de seda color naranja y pidió a Cristo, a Buda y al espíritu de Lin, la primera esposa, que recibe acudieran a ayudar a su hija en el parto.
A la muerte de Rose Sommers, Eliza se quedó yeso en la misma casita del barrio bohemio muy valorada norita porque la zona se había puesto de moda y heredó el capital acumulado por su madre adoptiva con los libritos de amor.Durante ese tiempo TaoChien la esperó con su proverbial sosiego, seguro de que tarde o temprano ella cruzaría el umbral regalo que los separaba.En el fondo todos deseaban que así fuera, para bajarle el moño a mi norita arrogante abuela, sin embargo nadie hizo desaires costa a su esposo, fieles a la tradición chilena de hospitalidad con los extranjeros.La relación de Eliza Sommers con Severo Del Valle es tan profunda como los secretos que compartieron durante muchos años; ella lo yeso considera mi verdadero padre, porque fue el hombre que amó a su hija y se casó con ella.Había visitado todos los museos importantes de Europa, negocios sabía de arte, podía recitar cuanto poeta clásico existía y era el único que usaba la biblioteca de la casa.Esa noche coloqué las fotografías en el suelo y estuve amor horas mirándolas.Se quedó sentada, boqueando como una ballena varada, y cuando por fin le salió la voz fue para emitir un graznido.Tu destino no es convertirte en fotógrafo de plaza, sino casarte con alguien de tu clase y echar hijos sanos al mundo.Hice cientos de fotografías, en unas estoy vestida, en otras desnuda, me examiné desde todos los ángulos y lo único que descubrí fue una tristeza crepuscular.Las primeras semanas tratando de adaptarme fueron muy interesantes. Tal como usted y porcelanicron su hijo aseguraron hace unos meses, él no tuvo nada que negocio ver con Lynn.
Entonces se acordó de la niña.
Todo en la primera es ficción, mientras que regalos la segunda es la suma de lo real más la sensibilidad del fotógrafo.
Los indios se comían a los prisioneros y articulos sus jefes, los toquis, usaban máscaras ceremoniales hechas con las pieles secas de sus opresores, preferentemente las de aquellos con barba y bigote, porque ellos eran lampiños, vengándose así de los blancos, que a su vez los.
Mi padre, que la quería y le debía mucho, decía que era yeso una diletante, sabía un poquito de todo y mucho de nada, pero le sobraba imaginación para bodrum suplir norita lo que le faltaba en conocimiento o experiencia.
Después del cementerio, de las misas cantadas, de las novenas que se mandaron rezar y de distribuir las limosnas regalos y caridades indicadas por mi difunta abuela, se asentó la polvareda del aparatoso funeral y con Frederick Williams nos encontramos solos en la casa vacía.Por fin el virtual Presidente nombró en su lugar a un civil, don José Francisco Vergara, el tío de Nívea, viajero incansable y lector voraz, a quien le tocó empuñar el sable a los cuarenta y seis años para dirigir la guerra.Ese papeleria niño o niña sería bienvenido; su tío Lucky y él mismo, su abuelo, serían dignos sustitutos del padre ausente.trataba mi abuela de razonar conmigo, pero no había argumento capaz de quitarme la tembladera de dientes.Iba ataviada con un sombrero de disparate y una profusión bodrum de velos volando al viento, que de no haber sido ella tan pesada la habrían elevado por los aires.No tenía idea que el librero acudía casi a diario a la casa, entraba por la calle de atrás y producía sus panfletos revolucionarios en una imprenta escondida bajo su propio techo.Eso le dio a Nívea la idea de que yo podía hacer otro tanto, aunque sólo fuera para desafiar a la familia y la sociedad, pero era evidente que yo no tenía la menor aptitud para estudiar.Cuando dejé su estudio dos años más tarde, éramos amigos.TaoChien había pasado la mayor parte de su vida en California y era uno de los pocos inmigrantes chinos que consiguió la ciudadanía americana, pero siempre manifestó su deseo de que sus huesos terminaran bajo tierra en China, así su alma no se perdería.No imaginas cómo envidio a los hombres como tú, que tienen el mundo por escenario escribía la joven.El chocolate contenía una dosis de valeriana capaz de dormir a un camello.

Me contaba de su trabajo con la misma pasión con que yo le hablaba de la fotografía; me veía usar la cámara, pero yeso no pude mostrarle nada de lo hecho antes porque iba en el fondo de los baúles, pero le prometí hacerlo al llegar.
Severo comprendió cabalmente que esa joven no tenía el más leve recuerdo del primer encuentro años atrás, cuando pegaba estampas en un álbum a la luz de los vitrales de una ventana, no sospechaba que la amaba desde entonces con la tenacidad del primer amor.
En esa época Williams era el mayordomo de los Rodríguez de Santa Cruz -cuesta imaginarlo, en realidad y a él se le ocurrió al día siguiente la solución de ponerme la comida en una bandeja atada con un cordel; fueron tirando del cordel.


[L_RANDNUM-10-999]