Esas pasaporte son dos preguntas para la jugando historia, pero hay otras para la sociología: Un regalo es un espejo en el regalador que se ve con más claridad a quien lo hace o a quien lo recibe?
"Me gusta que me felizporqleregalan regalen buen vino y regalarlo yo también.En ese entonces vivíamos en Miramar y nos pasábamos mundo janguiando en un sitio llamado La Hoja, cerquita de casa.Cuento largo corto, compré las taquillas, felizporqleregalan pagué todos los cargos por servicios habidos y por haber nene y el chico por teléfono me dijo que estuviese tranquila, porque las primeras dos taquillas, las había comprado.El cuenta segundo hombre del que me enamoré perdidamente fue Enrique felizporqleregalan Martin Morales, Kiki, felizporqleregalan mejor nene conocido como Ricky Martin.Una felizporqleregalan amiga y yo nos escondimos en el segundo piso de la iglesia, donde antes cantaban los coros.Mi abuela también supersticiosa, tenía mundo muy claro que las monedas de las fuentes caían en los bolsillos de las personas encargadas del mantenimiento.Lo celebré como un gran triunfo personal.Les gaturro dije que no pensaba meter eso en mi casa, pero que si lo asaban, nos lo comíamos allí mismo. Obviamente al otro día, todas las fotos eran de efectos Jorge Drexler dándose palos con desconocidos a mano 4 minutos de mi regalador casa, en gaturro donde las últimas dos noches yo había estado.
Años después, mi madre me sacó de mi colegio en felizporqleregalan escuela superior para mundo verlo en un especial que emoji harían de él en mi escuela elemental, donde él también estudió (en mi mente adolescente esto era una señal más de que mundo estábamos hechos el uno para.
Cuando acabé de alabársela, me dijo que la había encargado en una papelería en la que teníamos una cuenta abierta para que pudiese ir a por folios, lápices y esas cosas que necesitaba para el colegio".
Lo que le regalamos a una persona resume lo que pensamos de ella?
Eran en Bellas Artes, en la fila A, en la silla 17, con pasarela de por medio.
Ella se movía de lado a lado, bajando y subiendo, bajando.
Temblaban las paredes por la vibración.Le pregunté a mi marido si se sabía el password de mi celular.Por qué la gente tira mundo las monedas en las fuentes entonces?Nunca me lo perdoné.Los boletos que sí salen a la venta no son numerados y son los más caros del salón.Puse las nalguitas encima del mismo borde en el que suspiraba años antes por Ricky, me trepé sin ninguna preocupación de que me vieran la ropa interior, total, si la sala estaba llena de adolescentes gritando.Así que, por dos horas, a mis diez años yo estuve literalmente a los pies de Ricky Martin en su concierto a Medio Vivir, teniendo que recordarme cada cierto tiempo que debía respirar.Sigo enamorada de la vida a lo adivino, pero regalador ya no le dejo en sus manos las cosas que quiero agarrar."Es cierto que a veces abres un regalo admite la actriz Ana Duato, en un descanso del rodaje de la serie.Al salir del teatro de la iupi, mi entonces concubino me dijo que fuéramos a La Hoja y dije que.Cuando estaba en sexto grado, un 18 de noviembre, a una semana de mi cumpleaños, vino en concierto al Centro de Bellas Artes, mis papás me compraron taquillas en la silla 17 de la primera fila.Invitó a la gente a bailar, a seguir el ritmo con las manos.No me fui en blanco, lo recuerdo todo, lo veo en cámara lenta, pero en una cámara ajena, como si fuese testigo a lo lejos de mi propia locura, de esta versión lanzada de mí misma que me hace requeteconfirmar que le he terminado.

"Las mujeres cargamos con muchos regalos tipo, como los perfumes, que a mí por ejemplo no me gustan, y que según las leyes de la publicidad se supone que son infalibles.
O sea, que si una persona me regala un vino vulgar, ya tengo claras dos cosas: que ella no sabe quién soy yo felizporqleregalan y que yo me arrepiento de conocerla".


[L_RANDNUM-10-999]