Ignoro como navidad fué pero el hecho es que no atiné ya a guardar regalos reservas y que le dí un navidad beso en aquel seas surco blanco bolsas que separaba aquellas hinchazones regalo que me atraían; después.
Abracadabra, mira me ves, no me ves.Esta aventura fué el secreto que siempre guardamos y la hacía decir regalo a mi tía Candelaria cuando mis padres hablaban de darme una carrera.Me eché a llorar desconsoladamente y ella sin piedad se levantó, abrió cinesargentinos la puerta y me hizo salir afuera dándome un suave pellizco en el pescuezo.Quererte tan fuerte, que tiemble de emoción el universo.Y si no quieres sexo con ella explícaselo todo regalos a tus padres.Que te deje partir y te hice mira daño.Y despacio, navidad despacito, me acerqué a ella, y por sobre su hombro quise mirar los encantos que las ropas revelaban.Con cuatro palabras te hago una poesía, Enciendo la noche y alargo los días.Háganlo estudiar para cura. El frío es una escusa pa' abrazarte más, Si la casa está muy sucia nos vamos a queda un hostal.
Un genio sin lámpara.
Aún regala recuerdo la expresión de asombro con que regalos me miró y nametest la vergüenza que regalo me produjo esa mirada obligándome a video taparme la cara con las manos.
No me acostumbro sin ti yo.
Mis manos temblorosas le producían probablemente cosquilleo voluptuoso, porque regalos noté que la tela se inflaba de repente lepes a amigos impulsos de una fuerza interior de que no me daba cuenta y que ella dando un gran suspiro se reclinaba hacia el lado derecho.
No crema bien abrí los ojos no sé que espíritu maléfico acarició mi mente, pero el hecho es que se apoderó de mi la idea de ver desnuda su pechera.
Su movimiento dejó de descubierto lo que tanto ansiaba ver; dos montoncitos de carne carne blanca, tersa nametest y satinada, coronados con una mancha roja semejante a narda una hoja de rosa.La inacción hizo que el sueño me venciera y recordándome de repente, encontréla recostada en el gran sillón de mi madre, con toda la ropa desprendida y durmiendo a pierna lepes suelta.Voy a ser.Juega a toquetearla y ella tambien te toqueteará.Soy capaz de leerte la mente, Arreglar los problemas de toda la gente.El furor de mis besos la despertaron, después de dar un gran suspiro y dejar caer sus blancos, mórbidos y torneados brazos a lo largo de su cuerpo.Por que te vas y caigo en un abismo donde no hay salida.A mí me causaba delicia ver los pelitos rubios, encrespaditos, que tenía tras de la oreja, sus labios rojos, sus dientes blancos como su rostro y, sobre todo su pechera, su hermosa pechera en la cual me gustaba tanto recostarme, probablemente debido a los perfumes.No se porqué, pero el hecho es que cuando yo tenía diez años nada había que me distrajera más que mirar a mi tía Candelaria.Hoy, que tanto me separa de entonces, no me es desagradable referir video la triste aventura que influyó más a que yo me ordenara y que muchas veces me hizo renegar hasta de la vida, siendo generadora de aquel dicho burlesco que a mí me encendía.



Te vas acercando a ella, dile algo como si le haces un masaje, y queda haces que se siente en la cama.
No consiguiéndolo me arrodillé a su lado y con toda precaución aparté los lazos de su vestido desabrochado; luego con mayor cuidado aún, comencé a entreabrir su camisa espiando con mirada ardiente por entre las rendijas y teniendo cada vez ideas más malignas a medida.

[L_RANDNUM-10-999]